En lo biológico, Bridges cumple con los parámetros exigidos

Pese a que en un principio parecía que la ciclista trans Emily Bridges podría debutar este fin de semana en la categoría femenina, la Unión Ciclista Internacional (UCI) ha puesto el freno a su desembarco. La británica de 21 años, que lleva un año con tratamiento de hormonas, había sido autorizada por la federación anglosajona para luchar por el Campeonato Nacional Británico de Omnium. Sin embargo, no podrá hacerlo ya que según la UCI aún tiene licencia masculina y tendrá que esperar a que esta caduque, y a que se tramite la femenina, para poder cambiar de categoría. “ Según la política británica de participación transgénero y no binaria de ciclismo, Emily Bridges debía participar en el Campeonato Nacional Británico Omnium el sábado 2 de abril. Ahora hemos sido informados por Union Cycliste Internationale (UCI) que, según sus pautas actuales, Emily no es elegible para participar en este evento”, explicó ayer la federación británica. En lo biológico, Bridges cumple con los parámetros exigidos por la legislación inglesa para competir en la categoría femenina. Según las directrices, Bridges debía cumplir doce meses a unos niveles de testosterona por debajo de los 5 nanomoles por litro de sangre para competir con mujeres. Pero es la licencia, según la UCI, la que se lo impedirá de momento. El caso Bridges coincide con otro de gran calado en lo que se refiere a deportistas trans. La nadadora estadounidense Lia Thomas arrasó la semana pasada en las finales universitarias, donde ganó a dos medallistas olímpicas. Su actuación causó un gran revuelo entre el público y los deportistas, tanto que incluso fue excluida del la foto del podio por sus contrincantes.
Artículo Anterior Artículo Siguiente