Hurkacz desplegó su potente juego de servicio

El ruso Daniil Medvedev fue eliminado este jueves en los cuartos de final del Masters 1000 de Miami por el polaco Hubert Hurkacz, vigente campeón, y se quedó a un paso de superar a Novak Djokovic como número uno del ranking de la ATP. En el torneo femenino, de categoría WTA 1000, la japonesa Naomi Osaka fue la primera en clasificar a la final, donde espera rival del cruce del jueves entre la polaca Iga Swiatek y la estadounidense Jessica Pegula. La jornada arrancó con la eliminación de Medvedev, primer cabeza de serie, quien necesitaba alcanzar las semifinales para recuperar el número uno que ostentó brevemente hasta su derrota este mes en Indian Wells. El ruso perdió la oportunidad al caer ante Hurkacz en cuartos por 7-6 (9/7) y 6-3, pasando un auténtico calvario en el segundo set por la extrema humedad en Miami (Florida). “ No me he sentido bien durante todo el partido”, declaró después Medvedev. “Después de los puntos difíciles me costaba recuperar el aliento”. “ Quizás fue el calor, pero me sentía mareado y cansado y hubo un juego en el que no pude seguir sacando”, dijo Medvedev, que comenzó a sentir calambres tras el primer set en el vestuario. “ No es nada grave. Me despertaré y probablemente estaré bien, pero ya no sirve de nada si estoy fuera del torneo”, lamentó. Hurkacz, décimo de la ATP, enfrentará en semifinales al ganador del cruce del jueves entre el español Carlos Alcaraz, de 18 años, y el serbio Miomir Kecmanović. La otra semifinal la disputarán el argentino Francisco Cerúndolo (103), gran revelación del torneo, y el noruego Casper Ruud (8). Hurcakz intratable en Miami Hurkacz desplegó su potente juego de servicio y volea ante un Medvedev que en el segundo set se resintió de la intensa humedad en Miami, cercana al 90%, y tuvo que ser atendido por mareos en el segundo set. “Sabía que Hubert podía jugar un gran tenis y era más importante ganar el partido que convertirse en el número uno”, dijo Medvedev. “Eso hubiera sido un extra”. Medvedev era el gran favorito en Miami ante las bajas de Djokovic, por su negativa a vacunarse contra el coronavirus, y del español Rafael Nadal, que renunció para dosificarse físicamente antes de lesionarse en Indian Wells. En el torneo en el desierto californiano, el primer Masters 1000 del año, Medvedev cayó en tercera ronda ante el francés Gael Monfils y dejó escapar su condición de número uno mundial que ostentó durante dos semanas.´ El ruso no ha recuperado el espectacular nivel de juego mostrado a finales de 2021 en el Abierto de Estados Unidos, donde alzó su primer trofeo de Grand Slam y frustró el deseo de Djokovic de completar un pleno de victorias en torneos grandes en un mismo año. En el primer Grand Slam de 2022, el Abierto de Australia, Medvedev vivió una enorme decepción al perder ante Nadal en una final en la que tuvo dos sets de ventaja. En Miami acabó estrellándose contra un intratable Hurkacz, quien defiende con uñas y dientes el inesperado título que logró en 2021. El polaco, dueño de uno de los servicios más temibles del circuito, castigó con 5 ‘aces’ a un exhausto Medvedev, que en los últimos juegos necesitaba apoyarse en la raqueta tras cada punto. Osaka vuelve a una final En el arranque de las semifinales femeninas, la ex número uno mundial Naomi Osaka superó un duro examen ante la suiza Belinda Bencic y avanzó a su primera final en más de un año. La japonesa venció a Bencic, medallista de oro en los Juegos de Tokio-2020, por 4-6, 6-3 y 6-4 y será la finalista de menor posición en el ranking de la WTA (77) en la historia de este prestigioso torneo. Ganadora de cuatro títulos de Grand Slam, el tenis de Osaka está resurgiendo en Miami tras una última temporada complicada por sus problemas de salud mental, que llegaron a apartarla temporalmente de las pistas a finales del año pasado. Este jueves, tras clasificar a su primera final desde el Abierto de Australia de 2021, Osaka se sentó en su silla cubriéndose la cara con una toalla con lágrimas esta vez de emoción. “ Solo quiero dar las gracias a todo el mundo. El ambiente era realmente bueno”, dijo Osaka a los espectadores. “ Maldita sea, siempre estoy llorando, pero este torneo significa mucho para mí”, dijo Osaka, criada en el estado de Florida. La segunda semifinal la disputaban la polaca Iga Swiatek, próxima número uno de la WTA, y la estadounidense Jessica Pegula.
Artículo Anterior Artículo Siguiente