Después de un largo ayuno, se abrieron de nuevo

Después de un largo ayuno, se abrieron de nuevo las puertas de la Plaza de Toros Oriente de San Miguel de Allende ante un lleno y muy buen ambiente. En cuanto al festejo, Octavio García, “El Payo”, cuajó una faena importante a un toro de marrón, en la que, a base de pundonor y vergüenza torera, le cortó las dos orejas a su oponente después de ser herido aparatosamente en la ingle, por lo que tuvo que ser trasladado para ser atendido. Por su parte el torero de la tierra Francisco Martínez estuvo dispuesto y con entrega toda la tarde paseando dos orejas del segundo de su lote pudiendo ser más, de no ser por la falla con el acero. También tocó pelo el rejoneador Fauro Aloi, que paseó una oreja del segundo de su lote. Los Forcados Amadores de México le pusieron emoción a la tarde haciendo una buena pega, siendo ovacionados.
Artículo Anterior Artículo Siguiente