El futbol de Honduras volvió a vivir un episodio de violencia en pleno partido entre Real España y Marathón

El futbol de Honduras volvió a vivir un episodio de violencia en pleno partido entre Real España y Marathón, dos de los clubes más populares en ese país, debido al enfrentamiento de sus aficiones. Aunque Real España tiene prohibido el ingreso de aficionados visitantes, cerca de 50 integrantes de las barras de Marathón decidieron asistir al Estadio Francisco Morazán para tratar de ver el encuentro, lo cual detonó el hecho. Entraron como civiles normales en su intento de apoyar, aunque con el transcurrir de los minutos los de casa se percataron de su presencia, por lo que empezaron las agresiones. Debido a las peleas que se dieron en las tribunas, algunos aficionados decidieron ingresar al terreno de juego para mantenerse a salvo de cualquier agresión, por lo que se debió detener el partido. Cabe señalar que el Real España busca que las familias regresen a su estadio, por lo que habían determinado no dejar ingresar a los visitantes, idea que no funcionó por el flojo sistema de seguridad. A diferencia de lo que sucedió en Querétaro, en México, la policía intervino para tratar de apaciguar los ánimos.
Artículo Anterior Artículo Siguiente