El nuevo diamante del tenis español sigue quemando etapas a toda

El español Carlos Alcaraz, nueva joya del tenis mundial a sus 18 años, alcanzó este viernes su primera final de categoría Masters 1000 en el Abierto de Miami, donde enfrentará al noruego Casper Ruud, número 8 de la ATP. Ruud, también debutante en una final de este nivel, venció en su turno al argentino Francisco Cerúndolo, la gran sorpresa de este torneo, uno de los más prestigiosos del calendario después de los Grand Slams. Alcaraz, por su parte, destronó al polaco Hubert Hurkacz, el vigente campeón, por marcador de 7-6 (7/5) y 7-6 (7/2). El tenista español ya es el segundo finalista más precoz de los 37 años de historia del torneo, solo superado por su compatriota Rafael Nadal, que era un mes menor cuando perdió la final de 2005 ante Roger Federer. El nuevo diamante del tenis español sigue quemando etapas a toda velocidad. Dos semanas atrás disputó sus primeras semifinales de Masters 1000 en Indian Wells pero cayó en un trepidante duelo ante su ídolo Nadal. El viernes Alcaraz, número 16 de ATP, dio otra muestra de su inmenso potencial al doblegar a Hurkacz, número 10, con menos de 24 horas de descanso tras su batalla del jueves ante el serbio Miomir Kecmanovic. Hurkacz, por su parte, llegaba con la confianza al máximo tras eliminar la víspera al ruso Daniil Medvedev, favorito al título ante las ausencias de Djokovic y Nadal. “ Él ha jugado bien aquí y era el defensor del título, pero yo he hecho un muy buen partido por mi parte”, declaró un radiante Alcaraz ante el público de Miami, al que tiene cautivado con su vertiginoso tenis. El español compitió el viernes con un punto menos de chispa pero, en los momentos de mayor presión, volvió a cometer menos errores que su rival, especialmente en los dos ‘tie breaks’. El juego también dejó una de las acciones más insólitas del torneo cuando Alcaraz, con desventaja 5-6 en el primer set, concedió repetir un punto ganado debido a que el juez de silla se equivocó al señalar un doble bote en un golpe de Hurkacz. Ruud despierta al argentino Cerúndolo En el arranque de la jornada en Miami, el noruego Casper Ruud acabó con la trayectoria de ensueño del argentino Francisco Cerúndolo, el invitado más inesperado en estas semifinales. Ruud cumplió los pronósticos al batir a Cerúndolo, número 103 de la ATP, por 6-4 y 6-1 y se convirtió en el primer noruego en alcanzar una final de Masters 1000. El argentino no pudo dar una nueva sorpresa en Miami pero se marcha como el tenista de menor posición en el ranking de la ATP en alcanzar las semifinales del evento. “ Por supuesto que ahora estoy un poco enfadado pero tengo que ver que las dos semanas enteras han sido increíbles. Creo que jugué mi mejor tenis”, declaró el porteño. Cerúndolo fue capaz de superar cruces ante rivales muy asentados en el circuito, como el italiano Jannik Sinner (11º de ATP), quien abandonó en el primer set, y los estadounidenses Reilly Opelka (18º) y Francis Tiafoe (31º), verdugo de su hermano pequeño Juan Manuel en la tercera ronda. Sin trofeos de ATP pero con un puesto en el Top-50 ya asegurado, Cerúndolo aspiraba a ser el cuarto argentino en llegar a la final de Miami, después de los subcampeones Guillermo Cañas (2007), Guillermo Coria (2004) y Alberto Mancini (1992). Cerúndolo dejó pinceladas de su clase en varias brillantes acciones pero pagó los nervios frente a un rival lanzado hacia la primera gran final de su carrera a sus 23 años. “ Esto significa mucho para mí. Llegar a una final de Masters era un objetivo”, reconoció el noruego, que había perdido sus tres anteriores semifinales en torneos de este nivel. Ruud, que este año sumó su séptimo título de ATP en Buenos Aires, había apeado el miércoles a otro de los favoritos, el alemán Alexander Zverev. La final del torneo femenino, de categoría WTA 1000, la disputarán el sábado la polaca Iga Swiatek, próxima número uno del ranking mundial, y la japonesa Naomi Osaka, ganadora de cuatro títulos de Grand Slam.
Artículo Anterior Artículo Siguiente